1. Inicio keyboard_arrow_right
  2. Noticias keyboard_arrow_right
  3. ¿QUÉ NO HACER? ERRORES COMUNES EN LA ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO FINANCIERO-PREVISIONAL
  4. ¿QUÉ NO HACER? ERRORES COMUNES EN LA ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO FINANCIERO-PREVISIONAL

¿QUÉ NO HACER? ERRORES COMUNES EN LA ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO FINANCIERO-PREVISIONAL

18 noviembre, 2020


Por Octavio Vergara, Economista y Director de ACTIVA PREVISIÓN.

Malas decisiones financieras todos hemos tomado alguna vez. No creo que haya nadie que revise su trayectoria y pueda afirmar con seguridad que todas sus decisiones resultaron ser impecables. No sé tampoco si existe quien pueda atribuir cada una de sus malas decisiones al factor “riesgo” y no al hecho de que algunas fueron desde un principio y simplemente “malas decisiones”.  Las tomamos por desinformación, por defecto, por, sobre todo, no tener tiempo de analizarlas en detalle. Y de cara al patrimonio financiero-previsional hay al menos 5 errores comunes:

  1. Mirar el óptimo parcial v/s mirar el óptimo integral:  el error es enfocarse en un solo aspecto del patrimonio, perjudicando otro. Lo sería, por ejemplo, el dejar de trabajar y tomar la decisión de financiarse los primeros años con la indemnización o los activos financieros (ya que éstos no tributan), postergando el uso de los ahorros previsionales y no considerando en la ecuación el hecho de que a mayores ahorros previsionales, mayores impuestos pagará nuestra pensión. 
  2. Tomar decisiones que comprometen la libertad futura: el error tiene que ver con quedarse amarrado a cláusulas o rigidizaciones que nos quitan flexibilidad. Un clásico ejemplo es el de tomar un Retiro Programado, decidiendo incluir en la pensión los ahorros previsionales, y no metiendo en la balanza el hecho de que ello limitará la posibilidad de que más adelante podamos invertir esos ahorros con flexibilidad, por ejemplo, llevándolos a una cuenta de Pershing en el extranjero.
  3. Tener excesiva concentración en un tipo de activo/riesgo: como podría serlo el tener casi todo el patrimonio invertido en bienes raíces de difícil liquidación, o bien, tener gran parte de nuestras inversiones en instrumentos que dan acceso sólo a un cierto tipo de fondos. 
  4. Duplicar los productos contratados: como sería el caso de quedar «sobre cubiertos” contratando un seguro de vida, y no tomando en cuenta, como suele suceder, la póliza que ya nos tiene contratada nuestra empresa, la que nos deja bastante protegidos.
  5. Tener contratados productos innecesarios: clásico ejemplo nuevamente el de los seguros: nuestros primeros años de construcción del patrimonio necesitaremos una buena cobertura (tendremos muchos años de expectativas de vida y pocos ahorros), sin embargo, alrededor de los 50 años ya habremos alcanzado un determinado patrimonio que en muchos casos hará redundante la cobertura.   
Comparte esta publicación

Sigue explorando

A los 74 años falleció el destacado Ingeniero Comercial UC Sebastián Piñera Echenique
A los 74 años falleció el destacado Ingeniero Comercial UC Sebastián Piñera Echenique
Once egresados de la Facultad participan como voluntarios de Enseña Chile
Once egresados de la facultad participan como voluntarios de enseña...
Egresadas de la Facultad asistieron a workshop: «Talento único en la era digital»
Egresadas de la facultad asistieron a workshop: «talento único en l...
Con el objetivo de preparar los 100 años de la Facultad: primera reunión de delegados de generación reunió más de 30 egresados
Con el objetivo de preparar los 100 años de la facultad: primera re...