Egresados

Eduardo Navarro, premio a la Trayectoria Ingeniería Comercial 2021: en la Facultad «viví una de las etapas más lindas de mi vida y espero seguir vinculado durante muchos años más»

17, enero 2022

El destacado profesional, con una sobresaliente trayectoria profesional, será galardonado por la Fundación Facultad de Economía y Administración UC.

Eduardo Navarro entró a estudiar Ingeniería Comercial a la UC el año 1984, dudando entre ésta y carreras como ingeniería civil, derecho, sicología y periodismo. Fue su interés por los temas de economía, políticas públicas y gestión lo que lo llevó a elegir Ingeniería Comercial. ¿Por qué en la UC? Por su trayectoria, por la formación completa, en una Facultad muy relevante en la transformación económica que estaba viviendo el país y además con profesores de excelencia. 

  • ¿De qué manera recuerda su paso por la UC?

Tuve la suerte de tener una vida universitaria siempre muy activa. De hecho, pude ser muy temprano ayudante, delegado de curso, vocal de docencia, representante del centro de alumnos en el Consejo de la Facultad y tuve el honor de ser presidente del Centro de Alumnos justo el año en que la Universidad cumplió 100 años, e inaugurábamos el nuevo edificio de la Facultad, grandes hitos. Ya como egresado, pude hacer clases por casi 15 años, participé muchos años en el Consejo de la Facultad y en el Directorio de la Fundación de Egresados, y llevo muchos años siendo parte del Comité Económico Asesor del Honorable Consejo Superior de la Universidad y del directorio de la Fundación Copec-UC. Es decir, diría que el vínculo estrecho que tengo con la Universidad ha sido permanente desde mis 18 años. 

Le tengo mucho cariño a mi Facultad, a la cual le agradezco todas las herramientas y valores que me entregó. Fueron, sin duda, años muy bonitos e importantes de mi vida.

  • El perfil UC busca egresar perfiles de excelencia, con ética y valores integrales. ¿Qué cosas considera que lo marcaron en la carrera en ese sentido?

Sin duda, hay un sello de la Católica. Una mezcla de valores éticos y espíritu de excelencia que provienen de los pilares de toda institución de la Iglesia, de una larga historia de formación y de un ambiente de exigencia que generan la confluencia de grandes académicos y estudiantes con un tremendo potencial. Cómo no recordar a tantos profesores que eran enormes inspiradores, en una época en que la formación fundamental era en la sala de clases, presencial. Personas que fueron realmente formadores, en el más amplio sentido de la palabra, y que, a mí por lo menos, me hicieron amar a la economía como ciencia, el apego por las cosas bien hechas, la buena gestión, la oportunidad que tenemos como profesionales de crear valor y ayudar a la sociedad en su desarrollo, la responsabilidad, la pasión por lo que uno hace, el esfuerzo. 

  • ¿Cuáles han sido los principales desafíos con los que se ha encontrado a lo largo de los años y cómo los enfrentó?

La vida está constituida de muchos desafíos como, por ejemplo, lograr compatibilizar, en las 24 horas que tiene el día, los intereses familiares, espirituales, laborales, intelectuales, emocionales y sociales. Ese es un reto que se vive a diario. Pero creo que, sin duda, el principal desafío es darle sentido a la vida, es decir, encontrar un propósito o respuesta al porqué estamos acá. En mi caso, como católico, tengo una concepción cristiana de la vida en la cual yo no vivo solo para mí, sino fundamentalmente para otros, para entregar y ser un aporte para otras personas. En ese sentido, creo que es importante cuestionarse de qué manera lo que hacemos en el día a día impacta a otras personas, cuál es nuestro rol en la sociedad. Por ello, en el ámbito laboral me siento muy afortunado de trabajar en Empresas Copec, donde llevo ya 31 años, y donde tenemos la posibilidad de resolver importantes necesidades diarias de las personas; de contribuir al desarrollo sustentable del país; de generar empleos y reducir la pobreza; de agregar valor a la sociedad y a las comunidades donde estamos presentes; de promover el cuidado del medio ambiente a través de acciones concretas contra el cambio climático, y de realizar aportes sustanciales en materia de innovación, ciencia y educación de la mano de diversas fundaciones, algunas de ellas ligadas a la UC. Es un privilegio poder levantarme todos los días motivado por este propósito.    

  • En un contexto de profundo cambio en el país, ¿cuál cree que es el mayor problema actual y qué aporte se puede hacer desde su área?

Nuestro país tiene muchos problemas sociales, desde educación y pensiones hasta temas como la escasez hídrica, por mencionar algunos. Creo que hemos avanzado mucho, eso lo dicen las estadísticas. Pero sin duda falta mucho. Y para ello, creo que debemos seguir creciendo, para contar con los recursos, y luego gestionar mejor, priorizando los temas. Asimismo, creo que más allá de los desafíos sociales habituales, tenemos otras cosas que enfrentar. Cada vez en Chile hay menos tolerancia y mucha falta de empatía, siendo que esta es fundamental. Escuchar a las personas no va a solucionar el problema, pero ayuda a entender y a dar los pasos siguientes. Por eso, considero tan importante que las personas se empiecen a escuchar más, con verdadera tolerancia, y a entender que las soluciones de verdad requieren la búsqueda de acuerdos. Creo que esto es una tarea de todos: las empresas, el mundo de la política y los medios de comunicación, por mencionar algunos. En esta misma línea, considero que también es clave volver a escuchar las opiniones de los expertos, de los técnicos, porque son problemas complejos, y no sirven las respuestas fáciles, pero poco responsables. En todo esto, la Facultad y la Universidad juegan un rol irremplazable.

Respecto del aporte que se puede hacer desde mi área creo que el gran valor agregado de la carrera de ingeniería comercial es que te enseña a hacer una buena gestión. Y yo siempre he pensado que gran parte de los problemas que tenemos en Chile se reducen a gestión. Si bien desde una mirada de largo plazo Chile necesita crecer para generar recursos y solucionar diversas problemáticas, la gestión es clave, de modo de dar las mejores respuestas con los recursos que tenemos. 

  • Para finalizar, ¿cómo recibió la noticia sobre el premio de Ingeniero Comercial Distinguido?

Para ser honesto, con un poco de pudor. Pero lo tomo con mucha humildad y agradecimiento. 

Creo que, en este caso, más allá de una trayectoria profesional, han querido destacar el estrecho vínculo que he mantenido con mi querida Facultad y Universidad desde hace casi cuatro décadas. 

Yo estoy muy agradecido de todo lo que me ha entregado mi casa de estudios por lo que para mí siempre ha sido muy natural mantener contacto con una institución a la que le tengo tanto cariño y gratitud. 

Muchas gracias a quienes pensaron en mí para este premio. Me siento muy honrado por este reconocimiento y eternamente agradecido a esta Facultad, que me entregó tantas herramientas para mi desarrollo, tanto profesional como humano; que siento como mi casa, donde viví una de las etapas más lindas de mi vida y con la cual espero seguir vinculado durante muchos años más.

Eduardo Navarro, tiene una destacada trayectoria profesional, en la cual se destaca especialmente su trayectoria en Empresas Copec, donde hoy se desempeña como gerente general. En la actualidad es miembro de los directorios de las principales filiales del Grupo Copec, entre ellas Celulosa Arauco y Constitución S.A., Compañía de Petróleos de Chile COPEC S.A, Abastible S.A., Norgas, Duragas, Solgas, Orizon S.A., Corpesca S.A., Minera Alxar S.A. y Cumbres Andinas S.A. Asimismo, es director de la Fundación Copec-UC y la ONG Enseña Chile.

 

compartir

instagram