Ya abrieron las inscripciones para trabajos voluntarios de Ingeniería Comercial

16 de mayo 2019 | Novedades

La iniciativa que se llevará a cabo desde el 9 al 19 de julio, es organizada por estudiantes de la Facultad y este año beneficiará a 15 familias de la comuna de Curepto, en la VII Región.

Cerca de 170 alumnos de Ingeniería Comercial viajarán este invierno a la comuna de Curepto para levantar 15 viviendas. Se trata de La Obra, los trabajos voluntarios organizados por los propios estudiantes de la Facultad que ya abrió sus inscripciones.

Coordinados por cuatro estudiantes (María Jesús Illanes, Felipe Corbeaux, Cristóbal Pacheco y María Ignacia Arratia) con apoyo de la Facultad estos trabajos se realizarán desde el 9 hasta el 19 de julio y durante sus más de 20 años se han propuesto como objetivo aportar al desarrollo de diversas comunidades necesitadas del país.

Los coordinadores reconocen que los cupos se llenan rápidamente y es por eso que han tenido que definir un método de selección. “Hay mucha demanda y lo que hacemos para asignar los cupos es que no sea necesariamente por orden de llegada. Vemos si han participado activamente organizando La Obra. Si fueron a colectas, jornadas, etc”, señala María Jesús.

Un espacio para generar comunidad y aportar al desarrollo del país

Este 2019 Curepto, en la VII Región fue la localidad escogida. «Tomamos ciertos indicadores de la encuesta CASEN, armamos un índice a partir de eso, después seleccionamos las comunas con peor índice y nos contactamos con las municipalidades para hacerles una propuesta», explica Felipe Corbeaux, quien agrega que luego de elegir el lugar realizan una avanzada para definir a las familias, a partir de una encuesta que evalúa niveles de escolaridad, ingresos y estado de la vivienda actual.

Junto con la construcción de viviendas, este año los coordinadores planean realizar talleres de emprendimiento con la comunidad. “Además de aportar a las familias, queremos dar herramientas más a largo plazo”, destaca Cristóbal Pacheco, quien explica que se busca apoyar en la generación de ingresos.

Por otro lado, estos trabajos también se constituyen como un aporte a los mismos alumnos de Ingeniería Comercial. “Se forma una comunidad, se comparte con todas las generaciones, de 1ero a 5to año y tiene un rol formador muy importante dentro de la Facultad. Se tocan temas que uno muchas veces ve en la sala de clases, pero en terreno no es lo mismo”, destaca Cristóbal.

En ese sentido, María Ignacia Arratia también destaca el impacto en los estudiantes. “Como es una Facultad grande con hartas personas, La Obra te da un espacio para armar un grupo de amigos que tengan afinidad contigo”.

Finalmente, Felipe sostiene que a través de este tipo de iniciativas los alumnos pueden desarrollar diversas habilidades fuera de la sala de clases. “Mucha gente termina postulándose a centros de alumnos, partiendo proyectos nuevos. Creemos que también se despierta una inquietud y un interés para servir a la comunidad que quizás la gente no podría encontrar si no viviera esta experiencia”, concluye.