Mensaje de Constanza Arjona, Consejera de la Fundación de Egresados

03 de septiembre 2020 | Egresados

¡Hola! Mi nombre es Constanza Arjona y soy una orgullosa egresada de Ingeniería Comercial UC – Generación 2003. Estoy casada hace 10 años con Francisco, a quien conocí en los pasillos del edificio de nuestra querida facultad. Hoy tenemos una linda familia, con dos niños que nos llenan los días de alegría.

Convertirme en I. Comercial era uno de mis grandes sueños, y disfrute muchísimo mi estadía en la Facultad, fui parte del Centro de Alumnos (el gran CAAE 2006), hice ayudantías y participé en innumerables actividades que me llenaron de recuerdos y experiencias inolvidables. Creo que ahí está la gran diferencia, convertirse en Ingeniero Comercial UC no sólo se enseña en las salas de clases, es un conjunto de experiencias que marcan un sello imborrable.

En lo profesional, partí trabajando poco antes de terminar la Universidad con mucha ilusión y ganas de salir al mundo laboral. Trabajé por casi 11 años en Ultramar, lugar donde me desarrollé y logré enamorarme de mi carrera. Descubrí que la motivación no está necesariamente determinada por las industrias en donde te desenvuelves, sino que en el espacio que las empresas te dan para desarrollarte y crecer. En este camino tuve muchos desafíos (y varias caídas) que me ayudaron a continuar formándome como profesional. Después de un tiempo, decidí que quería cambiar el rumbo y “probarme” en nuevos ambientes, así fue como comencé a trabajar en TheHouse Advisory. Es increíble que aún cuando muchas veces se piensa que ya se ha visto o avanzado lo suficiente, cada experiencia te regala nuevos aprendizajes. Desde hace unos meses que estoy en CMPC, en donde tengo un nuevo rol el que me ha tocado comenzar en plena pandemia, lo que ha sido sin duda una situación compleja pero una prueba a la capacidad de adaptación y liderazgo. Creo que lo más importante luego de esta crisis sanitaria es que tanto en las empresas como en las familias, tengamos un proceso consciente de aprendizaje. No podemos salir de este periodo siendo los mismos.

Entre estos desafíos profesionales, el año 2018 recibí la invitación a ser parte del Consejo de la Fundación de Egresados de l. Comercial UC. Llegué en un minuto bastante crítico e importante, ya que recién se había donado el mítico edificio “Fundación” a la Universidad y estábamos en la búsqueda o reencuentro con nuestro propósito. Fue ahí donde, después de mucho indagar, nos dimos cuenta que la red estaba más viva que nunca, que los egresados querían y quieren seguir vinculándose entre ellos y nosotros solo teníamos que convertirnos en un medio para que esto suceda.

Hemos trabajado en darle un nuevo impulso, una nueva fuerza que nos ayude a retomar el vínculo con la Universidad, volver a ejercer liderazgos y seguir inspirando a otros. En particular, durante este año hemos lanzado una serie de iniciativas, charlas y un estilo de comunicación que nos ayuda a mantenernos actualizados y a retomar las redes.

Junto con el equipo de la Fundación de Egresados hemos reflexionado sobre nuestro rol en la sociedad y el contexto que hemos vivido el último año en Chile. Sin duda estamos frente a una profunda crisis como país, en dónde nos hemos fragmentado y necesitamos volver a encontrarnos para seguir avanzando. Es en estos momentos en donde todos, sin distinción ni rol, debemos de dejar de ser espectadores  y volvernos protagonistas.